Seleccionar página

También conocido como sal de Epsom o sal inglesa. El magnesio es, indudablemente, uno de los minerales más importantes para la salud de los seres humanos. De hecho, es responsable de una gran cantidad de procesos vitales para el organismo como la regulación de la función hepática o la asimilación del calcio en los huesos. El consumo oral debe estar supervisado por un profesional de la salud.

Uso y beneficios

El sulfato de magnesio es un remedio muy antiguo y eficaz. El magnesio no es fácilmente absorbido a través del estómago; pero sí a través de la piel, por lo tanto es ideal para ser utilizado en baños de inmersión. En este ocurre un proceso de ósmosis inversa por lo cual se absorbe minerales y expulsamos toxinas de nuestro cuerpo. Además por ser un exfoliante natural remueve las células muertas de la piel.

Otros usos

Agregar media cucharadita de sulfato de magnesio a tu crema de limpieza facial y utilizar en las noches antes de dormir.
Aplica una pasta de sulfato de magnesio y agua para desinflamar dolores musculares, moretones.
Si nos clavamos una astilla en un pie o mano, sumergir la zona en agua con sulfato de magnesio hará que la espina salga a la superficie y se pueda extraer.
Para picazones de la piel, hacer una compresa sumergiendo un paño en una taza de agua con dos cucharadas de sulfato de magnesio y aplicar sobre la zona con afectada.

Pin It on Pinterest

Share This